Nouveautés

carre gris Le fabuleux voyage de Tromblon

carre gris Blanche et la dragonne

carre gris Melvin

carre gris Le roi sans couronne

Traducteur

Bonus

J'aime

Moyenne : 2.2/5 (17 votes)

Recommander à un ami Recommander à un ami


Pour recommander ce texte, merci de compléter ce formulaire.
Tous les champs sont obligatoires









AddInto

Outils

Tres papagayos celosos

perroquet

En la selva amazónica, tres papagayos –uno rojo, uno verde, uno amarillo- posan en un árbol.

El papagayo verde celoso dice al papagayo rojo « ¡Usted tiene un aire pícaro con su plumaje rojo! »

Ofendido, el papagayo rojo le respondió : « ¿Que tiene mi plumaje rojo ? ¡Mis plumas rojas son muy bonitas! Además, como sea no tengo otras. Y lo mismo si no le gusta mi plumaje, ¡en medio de las flores yo me confundo! »

A su turno el papagayo rojo envidioso dice al papagayo amarillo « ¡Usted tiene un aire pícaro con su plumaje amarillo! »

Ofendido, el papagayo amarillo le respondió : « ¿Que tiene mi plumaje amarillo? ¡Mis plumas amarillas son muy bonitas! Además, como sea no tengo otras. Y lo mismo si no le gusta mi plumaje, ¡en el cielo solo a mi se me ve! »

A su turno el papagayo amarillo enojado dice al papagayo verde « ¡Usted tiene un aire pícaro con su plumaje verde! »

Ofendido, el papagayo verde le respondió : « ¿Que tiene mi plumaje verde? ¡Mis plumas verdes son muy bonitas! Además, como sea no tengo otras. Y lo mismo si no le gusta mi plumaje, ¡entre las hojas yo soy invisible! »

Justo en ese momento, una fuerte tormenta cae sobre la selva. El viento sopla, los truenos amenazan con estallar, la lluvia se desencadena. Para protegerse, los tres papagayos se acercan como reconciliados. Pero la tormenta se acentúa et los papagayos son maltratados, proyectados a la derecha, proyectados a la izquierda, sacudidos para todos lados.

Por la madrugada, cuando el sol apareció, no había más ni papagayo verde, ni papagayo rojo, ni papagayo amarillo. No, en su lugar había tres magníficos papagayos de tres colores rojo-verde-amarillo. ¡En la tormenta, sus plumas se mezclaron!


Copyright © 2006, © 2013 - La tête dans les mots